Actualidad

Noticias SEdeM

Fallece el compositor Ant贸n Garc铆a Abril

Noticias SEdeM

Imagen asociada a la noticia

Ayer miércoles, 17 de marzo, falleció en Madrid a los 87 años el compositor Antón García Abril, miembro de esta Sociedad durante veintisiete años.

Compositor infatigable, cultivó diferentes géneros y formas musicales: ópera, música sinfónica y de cámara, conciertos, ballets, así como numerosas canciones inspiradas en los poetas españoles más importantes. Además, García Abril fue autor de relevantes obras para teatro, cine y televisión, como sus sintonías de El Hombre y La Tierra, Fortunata y Jacinta, Anillos de Oro o la banda sonora de la película Los Santos Inocentes.

Muestra de su trabajo son los innumerables estrenos y encargos acontecidos a lo largo de su vida, como el de su ópera Divinas Palabras, para la reapertura del Teatro Real de Madrid estrenada por Plácido Domingo en octubre de 1997, el ballet La Gitanilla por el Ballet Nacional de España, el encargo de la violinista americana Hilary Hahn de la obra Six partitas for solo violin, estrenada en el Music Center at Strathmore de Washington en 2015 y grabada por Decca en 2019 o la composición del Himno de Aragón, su tierra.

García Abril es uno de los compositores españoles más interpretado tanto por grandes intérpretes nacionales (Victoria de los Ángeles, Plácido Domingo, Montserrat Caballé, Teresa Berganza, Ainhoa Arteta, José Bros, María Bayo, Isabel Villanueva, Jesús Rodolfo, Leonel Morales, Pablo Ferrández, Nancy Fabiola Herrera, María José Montiel...) como internacionales que giran su obra por todo el mundo (Hilary Hahn, Truls Mork, Akiko Suwanaii, Nils Mönkemeyer, Zandra McMaster...).

Su saber hacer ha sido galardonado con numerosos premios, como la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, la Gran Cruz de Alfonso X El Sabio, el Premio Iberoamericano Tomás Luis de Victoria o la Medalla de Oro de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas.

Profesional polifacético, la enseñanza fue fundamental en su carrera como Maestro de diversas generaciones en su cátedra en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, así como en la Escuela de Altos Estudios Musicales de Santiago de Compostela y en los cursos universitarios internacionales Música en Compostela, donde impartió sus enseñanzas durante muchos años.

Gran humanista, destacó por una personalidad cercana y amable, siempre dispuesto para todos aquellos que se acercaban a él o a su trabajo. Su legado artístico ha sido puesto a disposición de todos los interesados en la figura y la obra del Maestro en la Fundación que lleva su nombre.