Publicaciones

Estudios

MANUEL MANRIQUE DE LARA (1863-1929). MILITAR, CRÍTICO Y COMPOSITOR POLIFACÉTICO EN LA ESPAÑA DE LA RESTAURACIÓN

Autor: Diana Díaz González Ref.: C027

Fotografía del producto Precio: 35 € Socios: 26,25 € Comprar

Manuel Manrique de Lara (Cartagena, Murcia, 1863; St. Blasien, Alemania, 1929) es uno de los personajes más singulares de la España de la Restauración, con una biografía fascinante en la que la pasión por el arte se entremezcla con sus deberes militares, como General de la Infantería de Marina, participando en algunos de los acontecimientos históricos más significativos de su época.

Este libro constituye el estudio global de la obra y figura de Manrique de Lara, personaje destacado en la vida cultural madrileña a inicios del siglo XX, cuya sensibilidad y talento para el arte se manifestó de manera versátil en diversas vertientes artísticas. Hay que destacar sus facetas de crítico y compositor, que desarrolló con demostrada coherencia entre ambos tipos de discursos, y cuyo análisis permite en este libro nuevas lecturas sobre procesos de recepción y asimilación de nuevas corrientes musicales de la época. Manrique de Lara se presenta como un esteta, mientras la crítica musical experimentaba un momento de profesionalización en la prensa, donde el autor defendió unos ideales homogéneos, de tendencia idealista e inspiración nacionalista.

El magisterio de Ruperto Chapí fue determinante para Manrique de Lara, tanto en su orientación estética como en el dominio del oficio compositivo. No en vano, fue considerado el heredero directo de Antonio Peña y Goñi en la crítica musical por su confeso wagnerismo, desde las páginas de El Mundo, entre otras cabeceras. En este libro se analiza la propuesta crítica de Manrique de Lara en un estudio transversal, a partir de los temas que más influyeron en sus escritos, y en conexión con los principales movimientos culturales y filosóficos del momento, para entender, al fin, la idea de modernidad del músico. La revisión de la labor de Manrique de Lara en el asentamiento de Wagner en la capital española, así como su valor como introductor de la música de Richard Strauss en España, o la ambivalencia de su discurso en torno a Verdi, mientras rechazaba frontalmente el moderno arte francés -tanto en la vertiente musical como pictórica-, se plantean en algunos de los capítulos clave de este libro, para entender la postura del autor, dentro del panorama crítico-musical de su época, que fue donde ejerció especial influencia.

Asimismo, en el libro se reevalúa la labor de Manrique de Lara como compositor, y su peso en la música instrumental, a través de obras como La Orestiada, teniendo en cuenta la tradición de la música sinfónica española y también de cámara en el siglo XIX. Paralelamente, se realizan aportaciones al patrimonio musical, con análisis de las obras instrumentales y de teatro musical hasta ahora inéditas del autor, como el poema sinfónico Leyenda o la zarzuela en tres actos, El ciudadano Simón. Como refleja el libro, en la obra compositiva de Manrique de Lara se traduce un claro avance hacia la composición del drama lírico nacional, en paralelo al apoyo hacia los proyectos asociacionistas de su maestro, Chapí. Junto con Chapí, Marcelino Menéndez Pelayo fue la otra gran figura de la cultura española que más influyó en Manrique de Lara, mientras éste abría paso a sus investigaciones romancísticas.

La composición del drama lírico Rodrigo de Vivar, que pretendía ser la síntesis del programa artístico de Manrique de Lara, dirigió sus investigaciones hacia la tradición lírica popular, en relación a la poesía épica castellana, lo que derivó en su interés por el Romancero, dentro de la vertiente histórica y filológica de orientación nacionalista del Centro de Estudios Históricos que dirigió Ramón Menéndez Pidal. Así, en este libro se incide en el interés de Manrique de Lara por recuperar, interpretar y difundir el patrimonio musical e histórico español, influido por ideas krausoinstitucionistas. De este modo, se analiza la labor de Manrique de Lara como folklorista en el contexto de su vida y obra, especialmente en relación a su proyecto regeneracionista de ópera española. En este sentido, el libro muestra cómo se entrecruzan sus trabajos como folklorista y musicólogo, poniendo en valor el caso de Manrique de Lara junto a otros autores españoles de intereses similares.

Con este libro se busca, en suma, cubrir huecos a través del estudio de autores hasta ahora poco transitados por la musicología española, como es el caso de Manrique de Lara -a quien debemos su redescubrimiento al querido Luis G. Iberni-, para conducirnos, sino a posibles replanteamientos, a una comprensión más completa de una época de la música española.

2015 / 300 Páginas